Educación jurídica en México, ¿realmente educa?

Educación jurídica en México, ¿realmente educa?
16 Agosto 2011
Epicentro México

Por Ivan Arenal Vargas

"Yo solo sé que no sé nada"
Sócrates

Todo sistema educativo en teoría tiene como fin formar ciudadanos mejores, más conscientes, más participativos y cultos.

En el caso de la educación jurídica en nuestro País, todavía el sistema tiene una responsabilidad mayor, ya que en sus manos esta la formación de los operadores legales, es decir, de los que aplicaran las leyes que (se supone) darán civilidad a nuestra convivencia.

Pero, dejen les cuento un chiste… ¿En que se parecen los abogados a los platanitos? -pregunta un hombre de mayor edad a su nieto que es estudiante de derecho. ¿En qué abuelo? -preguntó el joven. En que no hay uno derecho -contestó el hombre. Detrás de ese chiste (que es ofensivo para muchos abogados) se refleja una realidad lacerante para todos los juristas de México. Falta de cultura, falta de preparación, falta de probidad, pocos escrúpulos, muchas mañas…

Pero, ¿en gran medida qué es lo que provoca todo esto?

Si... La educación.

Entonces, ¿Qué se hace en este país?

La educación está definida como el conjunto de actividades que permiten al ser humano el desarrollo de sus facultades.

Pero la realidad es otra…Todo empieza desde la forma de seleccionar a los aspirantes a ser abogados.

Veamos. En un examen para entrar a estudiar la licenciatura en derecho se preguntan sobre materias como física, química, matemáticas… ¿Y con qué fin? De nada sirve un abogado que sepa hacer ecuaciones pero que sea un analfabeto funcional. Ya que pasó el aspirante, toma sus primeras clases en la facultad o universidad. Y empieza a escuchar parloteos y parloteos sobre que es el derecho, la función del derecho, y la utilidad del derecho… Y el alumno, con la lengua fuera, por que, aunque oye, muchas veces no entiende lo que dice su profesor…

Y eso no es todo…

“tienen que aprenderse los primeros 29 artículos de la Constitución para el examen” dice el flamante profesor. Y ahí tienen a los alumnos haciendo tarjetitas, o leyendo en voz alta el texto constitucional. ¿Qué es un auto de formal prisión profesor? ¿es acaso un carro que está en el corralón? -pregunta el alumno. Mi especialidad no es el derecho procesal compañero -responde solemne el profesor.

Una educación que hace recitar, que hace memorizar, que desincentiva la comprensión y el análisis del derecho, esa es la educación que tenemos en México.

El sistema de exámenes lo único que provoca en el alumnado es que haga su mayor esfuerzo en memorizar los contenidos (muchas veces deficientes) que dan los profesores, y los intentos de animar a los pupilos para que obtengan conocimientos propios se limitan a decir “tienen que leer muchachos”. Son pocos los profesores que hacen que sus alumnos analicen. Y luego se quejan de que la realidad afuera es muy distinta a la de las aulas, cuando ni siquiera se estudia profundamente el derecho.

¿Qué te imaginas, querido lector, que provoca una educación basada en la memorización?

Sí. Deficiencias y mañas… Y cerrazón. Y como tu comprenderás querido lector, esa cerradez provoca que no se reinvente la forma de ver el derecho ni la forma de interpretarlo. Ni las alternativas para mejorarlo. Y ni que decir de los métodos de “aprendizaje”

Aquí un ejemplo:

Un profesor medio despistado no se da cuenta que frente a el, hay estudiantes universitarios, y, pomposo dice:

“para mañana muchachos quiero que traigan un resumen del libro de menores infractores”

¡Ay Dios! Y lo peor de todo es que ese libro es edición 1974…

Y se preguntaran por que deja un resumen de un libro tan viejo.

Pues…

Porque el querido profesor llevo ese libro durante la facultad…

Lo bueno es que las leyes no se reforman…

Lo único que pasara es que los alumnos aspiraran el polvo del libro y toserán un buen rato.

¡Aprendieron sobre como toser a la antigua!

El perfil que todo abogado debe tener es el de un intelectual.

El tener en tus manos el caso de una persona, o el estarlo juzgando, además de que implica mucha responsabilidad, requiere muchísimo conocimiento.

Pero léelo bien querido lector:
CONOCIMIENTO
No un diez impreso en un papelito llamado boleta.
También se requiere mucho análisis.

Se requiere poder hacer muchas deducciones, ser un apasionado de la investigación, así como también ser muy hábil en el litigio. Pero el modelo educativo nacional solo tiene como fin hacer evaluaciones estadarizadas del estudiante, no realmente medir su capacidad… Y créeme, eso no se mide con exámenes, se puede saber más de un alumno platicando con él sobre derecho que con un examen.

También cuenta mucho el material que utilizan para las clases. En muchas ocasiones son manuales hechos con poco rigor y  muy repetitivos.

Finalmente querido lector…
Mi crítica del sistema educativo está llegando a su fin, pero no sin antes hacer algunas consideraciones. Nuestro país atraviesa por una situación de inseguridad solo comparable a la que se vivió durante el siglo XIX donde los salteadores de caminos congregados en verdaderos ejércitos tomaban ciudades y las saqueaban. Y el sistema de justicia penal tiene un gran reto por delante.

Justamente el sistema educativo es un gran responsable de las falencias del sistema penal. Agentes del Ministerio Público  que integran mal las averiguaciones previas, que entienden mal los conceptos de la teoría del delito, que son parcos a la hora de redactar consignaciones, que poca cultura tienen y que ni redactar saben…

Obviamente esto se traduce en casos perdidos en los Juzgados… Y luego ciertas autoridades dicen que es culpa de los Jueces…

Si queremos mejorar y realmente ser un estado de derecho, tenemos que cambiar la forma de educar que se tiene en este país.

Dejar de lado la memorización, los números y las recitaciones, y dar paso al análisis, a la comprensión profunda, al desarrollo de las destrezas, a fomentar el amor al conocimiento.

En suma, tenemos que lograr mejores personas.

Por hoy me despido, querido lector, este columnista se retira a su guarida de la reflexión.

Buena suerte.

Regresar ¦ Presione Aquí!