El Contrainterrogatorio en el Sistema Procesal Acusatorio

El Contrainterrogatorio en el Sistema Procesal Acusatorio
Dr. William F. Quiroz Salazar [1]

1. Conceptualización

Es también un interrogatorio pero ejecutado por la parte adversaria a la que presentó o llevó a juicio al testigo, es por esta razón que se le denomina contrainterrogatorio. Difiere del examen directo por la fase en que se formula las preguntas, por las finalidades y sus alcances que persiguen cada una de estas fases. También difiere totalmente de lo que persigue el redirecto.

La doctrina Colombiana señala que este procedimiento ocurre cuando la parte opuesta confronta a un testigo inmediatamente después de ser interrogado. A menudo es el episodio más dramático de los juicios, ya que su propósito elemental es “poner a prueba la verdad”. Entre ellos Decastro lo define[2] como “un instrumento de contradicción de la prueba testifical adversa”. Fierro-Méndez expresa[3] “Es contrainterrogatorio, el preguntado que realiza la parte que no ofreció o no solicitó el testimonio, y se lleva a cabo una vez concluido el interrogatorio directo. Quien contrainterroga, al preguntar, debe limitarse exclusivamente a los temas que han sido tratados en el examen directo”. Decastro sigue a Louis Nizer cuando escribe sobre la impugnación sobre  inverosimilitud y agrega[4] que “el contrainterrogatorio es un “proceso de aflojamiento” de ese fino tejido que termina por afectar “el núcleo de lo narrado por el declarante”. La Magistrada Colombiana Yesid Ramírez repite[5] una definición de McCurley & Mercier “El contrainterrogatorio es la clave del éxito o el fracaso de su caso. Es el arma de doble filo más peligrosa en el arsenal del abogado litigante, por lo que dicha arma debe cuidarse debidamente; hay que practicar su uso a conciencia y usarla con atención. Para poder hacer un buen interrogatorio el abogado/fiscal tiene que conocer las reglas de juego, la mejor estrategia y el arte de la guerra”. Por su parte, Pabón escribe[6] “que el contrainterrogatorio debe surgir necesariamente de la apreciación que de la declaración directa hace la parte contra la cual se ha interpuesto, por lo cual estimamos que su ámbito no es tan restringido, como en apariencia lo prescribe la normatividad vigente, –refiriéndose a las reglas Colombianas- en él se pueden integrar –con finalidad de refutación- los diferentes elementos o momentos que conforman el testimonio humano: percepción, memoria y expresión de los recuerdos, incluidas sus condiciones objetivas –naturaleza del hecho- y subjetivas -personales y genéricas-, todos estos aspectos pueden ingresar a la fase de contradicción testimonial por vía de las contrapreguntas. Prosigue así las cosas y para reafirmar que el contrainterrogatorio no se encuentra limitado de manera absoluta en nuestro sistema –como podría concluirse de una lectura rápida de la normatividad vigente, especialmente del artículo 391 inc. 2 Código Colombiano[7]- consideramos que éste puede ir desde la aclaración o contradicción de las generales de ley, hasta todos los aspectos objetivos y subjetivos implicados, como el estado físico del testigo al momento de la percepción, sus antecedentes personales –por ejemplo si ha sido condenado por falso testimonio-, si es dependiente de alguna de las partes o de sus abogados, si ha recibido beneficios de importancia, dádivas u obsequios, sin interesar su cuantía, si ha dado opiniones previas sobre la materia del juicio, si ha participado en los hechos objeto de juzgamiento, si posee algún interés en sus resultados o está incurso en algún motivo de parcialidad, etc., siempre que –recalcamos- el respectivo aspecto guarde relación directa o indirecta –nuestra norma no distingue- con los temas abordados en el interrogatorio directo, la cual, en cuanto a las calidades generales del testigo casi siempre estará presente; así mismo la contrapregunta debe siempre tener clara finalidad de refutación o contradicción de lo contestado en el interrogatorio directo”.

Bergman afirma[8] que “la mística de este método lo convierte en la clave del éxito o el fracaso en un juicio. Las repreguntas parecen recordar el caso del boxeador que posee simultáneamente una fuerza tremenda en el puño y un mentón muy delicado: sí formula una pregunta alcanza el triunfo, y en cambio otra acarreará inevitablemente una derrota. Tan intensa es la mística que uno puede preguntarse si está en condiciones de afrontar un caso en el supuesto de que dude de su capacidad lingüística para inducir a todos los testigos que se le ponen a confesarse culpables de asesinato, incluso en el marco de un incumplimiento contractual”. Claro, el repreguntador debe estar convencido de la forma y los puntos que va a preguntar, en esta fase no puede venir a improvisar, ya que un error le puede costar el éxito o el fracaso de su caso, si tiene necesidad de hacer una sola pregunta, hágala, pero previamente debe haber analizado si la respuesta a esa pregunta no le afecta a su teoría del caso. Pienso que el contrainterrogador debe ser como el “matador de toros con su capa frente a un toro”: éste o lo deja pasar al animal para que no lo embista ni lo dañe físicamente o lo capea al toro con maestría a través de una chicolina. En otras palabras, si deseas repreguntar no formule una pregunta demás; busque evidenciar ante los ojos del Juez que el testigo ha venido aleccionado en las respuestas a absolverse; evidencie con habilidad y estilo que el testigo entrego una historia inventada; no pregunte por qué; no formule una pregunta cuya respuesta no conoce –no vaya de pesca-; no haga una pregunta mediocre. No se olvide que la finalidad del interrogatorio es desacreditar, refutar y excepcionalmente cuando le conviene a su caso debe rehabilitar a un testigo cuyo testimonio le favorece. La mística es la creencia total, el convencimiento que las repreguntas a formular lo conducen al éxito ya que en esta fase refuerza la evidencia de refutación.

Los propósitos del contrainterrogatorio son sustraer información desfavorable al testigo y desacreditar su testimonio directo.

Resulta pertinente enseñar muy a pesar que puedo ser objeto de crítica que en el contrainterrogatorio también es posible rehabilitar la credibilidad del testigo. p. ej. qué pasaría si el abogado o fiscal deciden subir a juicio a un testigo no adverso a su teoría del caso, además de las preguntas del examen directo, el interrogador muy inteligentemente lo va desacreditando en aspectos vinculados a la verosimilitud del testimonio, entonces, estratégicamente en el contrainterrogatorio no lo podría atacar ni impugnarlo, lo que le queda es solventar la credibilidad de dicho testigo mediante el uso de la técnica de la rehabilitación. Pero si renuncia a ese derecho de contradecir dejaría el testimonio arriba a favor de su contraparte, por lo tanto, la mejor decisión es contrainterrogar a fin de rehabilitarlo, ya que su testimonio no le perjudica, pero si no lo rehabilita tampoco podrá usarlo a su favor en los argumentos conclusivos.

2. Finalidad del contrainterrogatorio

La finalidad del contrainterrogatorio es refutar en todo o en parte el testimonio entregado en el directo. Pero dicha técnica de refutación debe ser pensada, razonada, no improvisada, el interrogador de preferencia se debe ayudar con alguna evidencia de refutación, por ej. hacer uso de la declaración previa en donde el testigo dijo una versión diferente; en este caso habrá que sentar previamente base probatoria a través de preguntas apropiadas (p.ej. declaro usted anteriormente ante la Policía; dicha declaración lo hizo en forma voluntaria; tuvo usted al momento de declarar algún perjuicio contra el acusado; etc.) luego, debe pedir permiso al Juez para exhibir la evidencia documental, si le concede, debe exhibirla primero al abogado de la parte contraria para que la revise (tal vez vaya a formular alguna observación) y recién cumplido este procedimiento el interrogador está en condiciones de poder exhibirle el documento al testigo e incluso, le pedirá respetuosamente al testigo que de lectura a la parte que al interrogador le interesa (p.ej. decirle podría dar lectura en voz alta a la respuesta de la pregunta “x”) a fin de restarle credibilidad al testimonio entregado en el examen directo. Una última recomendación debe ponerle mucho énfasis, el Juez lo estará observando atentamente.

Pabón escribe[9] “las preguntas que se formulen en el contrainterrogatorio, en cuanto han de tener estricto contendido de refutación, pueden presentar tres finalidades básicas, alternativas o conjuntivas:  a) Abolir o reducir la credibilidad del testigo por sus condiciones subjetivas, vale decir, en dirección a su idoneidad. b) Desvirtuar las afirmaciones o negaciones realizadas en la declaración directa, para lo cual pueden presentarse diversidad de motivos: porque ha mentido, porque ha exagerado su conocimiento –declaración increíble-, porque ha entrado  en contradicción o inverosimilitud, porque ha presentado una versión falsa por omisión o error, entre otras. c) Obtener datos, citas o referencias que el testigo pudo haber silenciado y que de ser reveladas pueden generar conclusiones diferentes o hacer menos creíble el contenido del testimonio directo”.

Por su parte Bergman escribe que el contrainterrogatorio tiene cinco metas: “El primero –confrontativo- es atacar la credibilidad personal de un testigo, por ejemplo mediante un testimonio que sugiere que el testigo es una prejuiciosa, tiene cierto interés financiero en el resultado, o ha sido condenado por cierto delito[10]. El segundo –confrontativo- consiste en atacar la credibilidad de partes de la historia del testigo, por ejemplo obteniendo un testimonio que sugiere que la historia es inverosímil, se contradice con la versión de un testigo más verosímil, o se contradice con una versión que el mismo testigo presentó previamente. Un tercer propósito, menos confrontativo, de la repregunta es obtener un testimonio que apoya nuestras proposiciones fácticas. A menudo las versiones de los adversarios tienen muchos elementos en común. Por consiguiente, la historia  de un testigo contrario a menudo incluirá cierta evidencia que es parte de nuestra propia versión afirmativa. Por lo tanto, nuestra repregunta puede evocar dicha evidencia sin que eso implique de ningún modo que ataca al testigo. A veces, uno puede alcanzar este objetivo sencillamente pidiendo al testigo que repita partes seleccionadas del interrogatorio directo. En otras ocasiones, dicha repregunta debe ser extraída de la deposición del testigo, como de respuestas a interrogatorios, o los memorandos de la oficina y fuentes análogas. Otras dos finalidades de la repregunta tampoco tienen por qué implicar la confrontación con un testigo. Una consiste en obtener el testimonio de un testigo contrario que entra en conflicto con la declaración aportada por otro testigo contrario. Aunque las historias de dos testigos contrarios en general pueden apoyar la posición del adversario, es posible que esas versiones difieran en ciertos aspectos. Esto es especialmente probable cuando un testigo fue excluido, y debe declarar sin escuchar el testimonio de un testigo precedente. En tales situaciones nuestra repregunta puede apuntar al testimonio conflictivo. Un segundo propósito no confrontativo de la repregunta consiste en obtener el testimonio fundacional de la evidencia. Por ejemplo un testigo adverso puede suministrar un apoyo fundacional al registro comercial que uno se propone ofrecer”.[11]

3. Alcance del contrainterrogatorio

El contrainterrogatorio tiene por finalidad de interrogar al testigo sobre aspectos controversiales de los temas de su testimonio absueltos en el examen directo, puede hacer preguntas en vía de refutación como por ejemplo exigirle explicaciones por qué entrego un testimonio diferente en la investigación preparatoria o a la Policía. También tiene el derecho de hacer preguntas en vía de impugnación a efectos de bajar la credibilidad del testigo o del testimonio entregado. Este es el alcance del contrainterrogatorio, no puede extenderse más allá sobre nuevos temas.

El Código 2004 en su art. 378 inciso 8 dispone que al testigo se le puede confrontar con “…sus propios dichos u otras versiones de los hechos presentadas en el juicio”. En ese extremo existe coincidencia con uno de los fines del contrainterrogatorio que enseña la doctrina.

En esta fase las preguntas a mi entender sólo deben cubrir aspectos o temas que fueron cubiertos en el examen directo, extender las preguntas hacia temas nuevos es convertir el contrainterrogatorio en un interrogatorio directo. No debemos olvidar que quien las va absolver es el testigo que fue propuesto por la otra parte, es un testigo adverso, por lo tanto se pondrá “a prueba su verdad” pero de lo declarado en la fase anterior. Es decir la regla es no formular preguntas sobre temas o aspectos no cubiertos en el examen directo, ya que el contrainterrogador puede ingresar a hechos que no resultan relevantes para la teoría del caso, sin embargo la doctrina y las diversas ejecutorias de la Justicia Americana y Puertorriqueña nos enseñan que existe una excepción y esta es cuando se trate de preguntas sobre la credibilidad del testigo o de su testimonio, entonces, en este sentido si estamos de acuerdo en que se podría ampliar el contra pero en aspectos de credibilidad, conforme también lo afirma Decastro “...por regla general el contrainterrogatorio debe limitarse a los temas tratados abordados durante el interrogatorio. La anterior regla encuentra excepción en cuanto a la credibilidad del testigo, pues por regla general el contrainterrogatorio puede abordar cualquier tema cuando se orienta a cuestionar ésta. La determinación por el Juez de cuales fueron los temas abordados durante el interrogatorio se soporta en un criterio amplio, en el que no es determinante el exacto lenguaje empleado por el testigo. Si a quien contrainterroga no se le permite preguntar por ciertos temas por no haber sido abordados en el interrogatorio, puede optar por convocar a declarar al testigo adverso como soporte de su caso, evento en el cual debe examinarlo bajo las pautas del interrogatorio, a menos que en el curso del examen se demuestre la hostilidad del testigo y el Juez autorice interrogarlo en la forma de coninterrogatorio…”.

Lamentablemente en el Perú no existe un completo tratamiento legal a las reglas de evidencias y probatorias, consideramos insuficiente a las que señala el Código 2004 lo que genera que algunos operadores en la praxis judicial al momento del contrainterrogatorio aborden o amplíen hacia nuevos temas que no fueron cubiertos en el examen directo desconociendo las finalidades y el alcance del contrainterrogatorio.

Desde una perspectiva restrictiva cuando exista dicha problemática que el contrainterrogador quiere ampliar el alcance de los temas, debe ser objetado por el adversario bajo el argumento “que la pregunta corresponde a temas no abordados en el examen directo” por lo tanto será rechazado por el Juez. Bajo esta premisa anterior sólo cabe examinar la credibilidad del testimonio y sobre aspectos propios de la persona como testigo pero no ampliar temas bajo el argumento que el testigo acaba de responder tal frase, en este punto se debe diferenciar las expresiones lingüísticas que absuelve el examinado con los temas materia del examen directo. Además, bajo la lógica que ambas partes estuvieron en la audiencia de preparación del juicio (etapa intermedia en Perú) en donde anunciaron públicamente sus medios de conocimiento y elementos probatorios a ser actuados y exhibidos en el juicio y en donde deben haber expresado obligatoriamente para qué deben venir a juicio tal y tal testigo (que van a decir los órganos de prueba) estimo que cada parte estratégicamente –desde su teoría del caso- puede decidir oportunamente al existir “un testigo coincidente” lo ofreces como prueba de cargo entonces yo también lo ofrezco como descargo, ya que evidentemente al existir dos posiciones encontradas los temas a ser abordados van a ser diferentes y en esto la defensa del acusado le lleva ventaja al fiscal ya que él escuchará con anticipación la estrategia a seguir, por lo tanto, el contrainterrogador puede proponer un segundo examen directo del “testigo coincidente” no hay prohibición legal para diseñarlo así dentro del plan estratégico probatorio.

Lo apropiado es que si el abogado adversario quiere hacer preguntas sobre temas no abordados en el examen directo debe pedir autorización al Juez para citar al testigo cuando ofrezca la prueba de su parte, en cuyo caso ya no es contrainterrogatorio sino un interrogatorio directo. Pienso que la utilización de esta regla es el resultado de la estrategia que adopte cada una de las partes procesales ya que en concreto podrían coincidir ambas partes en proponer a un testigo pero es difícil que coincidan en la postura de la teoría del caso en vista de sus posiciones controversiales. Lamentablemente aun no existe una perfecta regla para el interrogatorio cruzado en el Perú, sin embargo pienso que este defecto normativo no excluye a que la parte adversaria pueda pedirle al juzgador le conceda la posibilidad de efectuar el interrogatorio directo en otra oportunidad, salvo que el Juez en estricto ejercicio de su discrecionalidad y control judicial permita al contrainterrogador a formular las preguntas como si se tratara de un examen directo siempre y cuando sean pertinentes al objeto de prueba. Para esta discusión puede ser útil la previsión legal (art.378 inc.10 Código 2004) que tranquilamente puede ser invocada por el Juez para autorizar un nuevo interrogatorio en caso se quiera ampliar o abordar nuevos temas en el contrainterrogatorio.

Estoy convencido que en esta discusión tiene mucho que ver la discrecionalidad del Juez y sobre todo los paradigmas e ideología política procesal de éste operador, si en su cabeza gobierna los ideales del inquisitivo o querer descubrir a como de lugar la verdad material no va compartir la perspectiva restrictiva sino más bien la extensiva (sin límite alguno), por lo tanto éste permitiría toda clase de preguntas, sin interesarle el alcance del contrainterrogatorio y solamente le interesaría si las preguntas son pertinentes. El Código 2004 en su art. 378 inciso 4 (es genérica) permite en alguna medida la discrecionalidad del Juez cuando prescribe “moderará el interrogatorio”.

4. Características, reglas y notas esenciales aplicables

  • No se debe formular preguntas que ya se formularon en la fase anterior, es decir que no sean repetidas. Salvo que el interrogador lo justifique ante el Juez que se hace con el solo propósito de sentar la base de lo que se pretende revelar con las preguntas en el contrainterrogatorio, empero estas interrogantes a mi entender deben ser utilizando la forma de introducción[12], no debe permitirse que el contrainterrogador vaya más allá, las preguntas de introducción tienen el carácter de excepcionales y siempre y cuando sea justificada.
  • Si son admisibles las preguntas sugestivas en el contrainterrogatorio, a diferencia del examen directo en las que están prohibidas con sus contadas excepciones.
  • El testigo al concluir su interrogatorio no debe irse del recinto judicial donde dispuso el Juez, ya que puede ser requerido por las partes para alguna aclaración o adición a su testimonio.
  • El testigo debe ser directo no de oídas.
  • La parte que no contrainterroga puede oponerse a la pregunta cuando se viole alguna de las prohibiciones o de las reglas que señale la norma procesal. Si la norma no la contempla será la experiencia, la lógica, el saber de la dogmática procesal y la discrecionalidad del juez quien resuelva.
  • Todo interrogador debe conocer los principios, reglas y control sobre la cadena de custodia[13].
  • El Juez no debe intervenir en ninguna de las fases del interrogatorio, si lo hace es porque quiere evitar que algunas de las partes no afecte el principio de buena fe y lealtad procesal o cuando deba apercibir al testigo a que conteste la respuesta a una pregunta o a una contestación no responsiva. Su intervención debe ser excepcional pero con mucha firmeza.
  • No se permite el dialogo y discusiones entre las partes, tampoco las argumentaciones del examinador después que el interrogado absuelva la respuesta.
  • Las respuestas deben ser claras y precisas.
  • No hay obligación de contrainterrogar sino afecta ni perjudica a su caso, es mejor dejar la puerta cerrada, ya que el contra abre la puerta de par en par para un redirecto.
  • El examinador partiendo de las declaraciones previas entregadas por el testigo o de otras contradictorias puede formular preguntas en vía de refutación.
  • A través del interrogatorio o sin él no se puede llegar a la vía de los insultos, groserías ni ataques personales entre las partes. En caso ello suceda el Juez debe hacer uso del poder disciplinario que le franquea el art. 364 del Código procesal 2004.
  • Esta fase del contrainterrogatorio es muy importante para la convicción psicológica del Juez ya que le posibilita “al Juez valorar y sopesar el testimonio a la luz de todas las circunstancias.”
  • El Juez debe cautelar que el contrainterrogatorio “no se vuelva un ataque sobre el testigo.”
  • El Juez no debe permitir que ninguno de los interrogadores cometa excesos contra el interrogado.
  • Toda regla tiene su excepción, para romperla requiere de un criterio razonado del contrainterrogador.
  • No se debe solicitar explicaciones al testigo adverso, es decir no hacerse preguntas que empiecen con: qué, cuando, dónde, por qué y cómo. Las excepciones a esta regla es cuando el examinador conoce la respuesta de la pregunta que va formular o cuando ya tiene acorralado al testigo.
  • Dentro del interrogatorio que persigue examinar la credibilidad del testigo “intentará indagar sobre las conversaciones que haya tenido el testigo con la parte de su abogado, previo al juicio, y el Juez debe permitir un marco razonable para estos efectos, ya que la credibilidad del testigo siempre es tema del contrainterrogatorio.”
  • No formule preguntas abiertas en el contrainterrogatorio.
  • Recuerde que el testigo adverso busca siempre evitar y escabullirse de las preguntas.
  • No haga preguntas abiertas, se sugiere las preguntas cerradas en las áreas críticas.
  • Las preguntas abiertas son recomendadas por estilo y persuasión, es mejor que se formulen intercaladas. Las abiertas pueden ser utilizadas en las áreas que no son críticas a fin de que no se piense que se afecta la dignidad del interrogado.
  • Se debe tener control sobre el contrainterrogatorio.
  • El interrogador no debe discutir ni conversar con el testigo.
  • Exige concentración en el testigo y sus respuestas.
  • Se permite la impugnación del testimonio del testigo para evidenciar la inverosimilitud de su testimonio cuando en el examen directo entregó versiones inconsistentes con un testimonio anterior, esa es la razón para confrontárselo en el contrainterrogatorio.
  • Las preguntas deben ser breves.
  • No se debe aceptar que el abogado discuta con el testigo.
  • El interrogador tiene que aceptar las respuestas a no ser que haya declaraciones previas contradictorias, en este caso lo más sensato es que el abogado formule preguntas acudiendo a la refutación utilizando las declaraciones previas conforme se explico anteriormente.
  • El contraexamen exige de una cuidadosa planeación más cuando hay que enfrentarse a un testigo adverso.
  • El examinador no solamente debe tener control sino además no debe perder el ritmo “a manera de fuego graneado” “un ritmo casi implacable” “rápido martilleo”.
  • No siempre se debe contrainterrogar, debe hacerlo solo cuando se tiene un claro entendimiento de lo que piensa obtener con el testigo adverso. Esta decisión responde a pura estrategia y, no a caprichos del interrogador. El profesional que va contrainterrogar debe preguntarse si el testimonio directo ¿afecta su teoría del caso? ¿si el testigo es importante? o ¿si su testimonio es creíble? si la respuesta es negativa, lo más adecuado es no contrainterrogar, ya que el testimonio del testigo es débil para su teoría del caso.
  • Obligatoriamente debe escuchar todo el relato del interrogatorio directo del testigo.
  • Se debe comenzar y terminar con los puntos más fuertes.
  • El contrainterrogatorio busca que el testigo confiese su error o mentira o explique sus contradicciones. Pero ello no significa que las preguntas que se formulen en esta fase sean capciosas, oscuras, confusas o vagas. Está vedado que el abogado pretenda a como de lugar hacerlo caer en error al examinado, si existen versiones controvertidas en su testimonio se le debe encarar con aquellas declaraciones previas.
  • La persona que interroga debe seguir un método de trabajo para lograr un eficaz contrainterrogatorio.
  • Debe conocer las finalidades y el alcance del contrainterrogatorio.

5.  Control judicial del contrainterrogatorio

Después del contrainterrogatorio el Juez puede por sentido común y guiado por alcanzar la verdad procesal hacer preguntas aclaratorias (cuando el interrogado haya expresado respuestas en sentido controversial). No estamos de acuerdo con aquellas posturas doctrinales que sostienen que el Juez si puede hacer preguntas para ejecutar un mayor desarrollo y profundidad de los temas no abordados, esa es labor de las partes procesales y no, del Juez.

La regla es que el Juez en el modelo acusatorio adversarial no debe formular preguntas, sin embargo el Código 2004 en el art.375 inc. 4 prescribe que éste puede intervenir cuando lo considere necesario a fin de que el fiscal o el abogado de las partes hagan los esclarecimientos que se les requiera o excepcionalmente para interrogar “sólo cuando hubiera quedado algún vacío”. Estimo que la esencia del Código solamente busca  alguna aclaración de los temas cubiertos en el interrogatorio cruzado pero no compartimos la idea o interpretación literal que se alegue que el Juez si tiene facultad para hacer las preguntas que él estime por conveniente e incluso, aquellas que no hayan sido efectuadas por las partes.

El Juez no debe abusar de su discrecionalidad, es cierto que tiene la facultad de moderar todas las fases del interrogatorio a efecto que no se afecte el principio de buena fe y lealtad procesal.

6. Reglas sobre el alcance del contrainterrogatorio en la doctrina Americana y Puertorriqueña

Al respecto Chiesa Aponte[14] nos ilustra que hay varias teorías y reglas sobre el alcance del contrainterrogatorio, se distinguen tres, las que transcribimos:

Regla tradicional o extensiva:

Esta regla permite el contrainterrogatorio sobre cualquier asunto pertinente. No se limita el contrainterrogatorio sólo a las preguntas que fueron objeto del examen directo. El contrainterrogador puede usar el contrainterrogatorio para establecer su caso o defensas afirmativas, independientemente de que se trate de asuntos traídos a la consideración del testigo durante su interrogatorio directo. Estas reglas promueven más la búsqueda de la verdad y evita cualquiera de las dificultades.

Regla restrictiva:

El contrainterrogatorio se limita a asuntos de alguna manera traídos a la consideración del testigo en su examen directo. Es decir, sólo se debe admitir preguntas en el contrainterrogatorio sobre las respuestas que dio en el examen directo. Para esta regla  caben ulteriores distinciones sólo sobre lo que es materia u objeto del interrogatorio directo, pero la nota característica es que el contrainterrogatorio está limitado por el examen directo y no basta con la pertinencia. Su virtud de esta regla es garantizar la más ordenada presentación de la prueba, para facilitar la compresión del juzgador.

Regla intermedia:

El contrainterrogatorio se extiende a cualquier materia pertinente aunque no haya sido considerada en el examen directo del testigo, salvo el propio caso del contrainterrogador.

En resumen es pertinente señalar que las reglas de evidencia federales y de Puerto Rico siguen la restrictiva modificada que hoy aparece consignada en el Reglamento de evidencias su art. 607 letra (B) punto (2)  “…El contrainterrogatorio se limitará a la materia objeto del interrogatorio directo y a cuestiones que afecten la credibilidad de los testigos. El tribunal puede, sin embargo, en el ejercicio de su discreción, permitir preguntas sobre otras materias como si fuera un interrogatorio directo”. Es pertinente señalar que esta regla puertorriqueña es una traducción de la Regla Federal 611 (b). Esta teoría –regla intermedia- exige que las preguntas a ampliarse sean pertinentes.

Debe quedar claro que cuando esta teoría de las tres reglas se habla de “materia objeto” se están refiriendo a los temas que fueron abordados en la fase anterior. El Tribunal Supremo en el caso Pueblo v. Nicole[15] infirió que permitir el contrainterrogatorio sobre un asunto diferente al abordado en el examen directo “…sólo constituye un cambio en el orden de la prueba, permitiendo el tribunal ahora lo que debería, comoquiera permitir después.”[16], en el fallo supremo le convalido el uso de la discrecionalidad al Tribunal inferior, pero no es por fines de esclarecer la verdad material o porque los Jueces deben sustituir a las partes.

Al respecto, tenemos una discrepancia sana con la posición de aceptarlo en ese momento –ampliar los temas- sobre lo que va a permitir más adelante: si es que se permite ampliar a nuevos temas (la materia del objeto del examen directo) que no fueron abordados en la fase anterior dentro del contrainterrogatorio el contrainterrogador efectuará preguntas como si fuera interrogatorio directo, entonces la parte contraria fundadamente va a solicitar realizar un contrainterrogatorio de esos nuevos temas, el Juez no le puede negar y a continuación viene el redirecto y el recontrainterrogatorio; es ahí donde a mi entender se va a degenerar los fines de cada una de las etapas del interrogatorio cruzado, estimo que lo más razonable y moderado es aceptarle al contrainterrogador que haga sus preguntas de los nuevos temas después que culmine de actuarse toda el material probatorio de cargo, es decir al iniciarse los descargos y en esa ubicación todo estaría dentro de los cauces de las finalidades de cada una de las etapas del interrogatorio cruzado, en otras palabras siempre guiado por el orden de la prueba. Además ante la necesidad, idoneidad y razonabilidad de la petición ya que anteriormente en la audiencia de control de la acusación o de preparación del juicio aquella parte procesal lo solicito como testigo de su tesis pero si no lo propuso como su órgano de prueba es porque no ha construido previamente su teoría del caso; en concreto, mi parecer es que no debe ser fundado el pedido de ampliar los temas de interrogatorio directo en la etapa del contrainterrogatorio.

En la misma línea del debate y qué pasaría si el Juez le acepta al contrainterrogador a ampliar  temas como si fuera un interrogatorio directo ¿se le permite el uso de las preguntas sugestivas? Estimo que no se le debe permitir hacer preguntas sugestivas salvo que se encuentren dentro de la excepcionalidades como la de un testigo anciano, un menor de edad, un testigo con problemas de comunicación verbal, un testigo hostil; en otros casos normales la respuesta debe ser negativa. Me proyecto a lo que puede pasar en Perú el abogado/fiscal al que se le permite el contrainterrogatorio sobre temas nuevos va a preparar el terreno basado en que el testigo presenta en su testimonio aspectos de sintomatología de la mentira[17] y luego, va aducir que el testigo es hostil a fin de que se le permita hacer preguntas sugestivas y como el Juez no le va amparar dicho pedido, entonces va pedir reposición y luego, nulidad. Y si no hay preparación y sólo me baso en el Código procesal olvidándome de la teoría y la doctrina es probable que ampare dicha pretensión en segunda instancia. Esta última situación problemática nos hace ratificar nuestra conclusión anterior que el Juez debe hacer uso de la discrecionalidad en forma moderada sin alterar el orden de las pruebas dejando de lado el argumento del consumo innecesario del tiempo, éste criterio es para moderar el interrogatorio ante el exceso de las preguntas y el abuso de los profesionales que interrogan y que afecten la dignidad del examinado.

7. La rehabilitación como finalidad estratégica en el contrainterrogatorio

Conocedores ya de las finalidades y el alcance del contrainterrogatorio es pertinente sentar un punto de vista sobre la rehabilitación como finalidad estratégica en el contrainterrogatorio. A mi entender si es posible rehabilitar en esta fase y todo gira alrededor de la teoría del caso asumida, veamos las siguientes posibilidades:

Si p.ej. el fiscal decide llevar como testigo a los Médicos que examinaron a una menor agraviada por delito de violación sexual a la que diagnosticaron que sólo presenta “himen complaciente”, sin embargo esta parte procesal en vez de fortalecer su tesis acusatoria ataca la credibilidad del profesional médico al ver que no lo ayuda a probar sus alegaciones, pero la parte contraria, se percata que la posición del perito no está en contra de su teoría del caso, lo apropiado estratégicamente no es impugnar su experticia, sino más bien rehabilitarlo a efecto de elevar su credibilidad.

Si p.ej. la defensa técnica después de escuchar al fiscal decide no proponer a un testigo, porque éste ya lo había propuesto como órgano de prueba, sin embargo, la Fiscalía se confía, no hace un control FODA sobre las amenazas o debilidades de esta persona y al examinarlo se percata que no es consecuente con su postura, por lo tanto, se equivocaría la defensa si es que en el contrainterrogatorio cuando se le conceda la oportunidad diga “sin interés para esta parte” o pretenda “impugnarlo”, lo apropiado es rehabilitarlo al máximo grado que se pueda a fin de elevar su credibilidad.

Es cierto, que el Código Procesal 2004 no ha contemplado en forma clara lo que se puede actuar en cada una de las fases del interrogatorio, empero tenemos a la teoría del interrogatorio y a la jurisprudencia de los países en donde nos llevan cientos de años de aplicación del modelo acusatorio en donde se respeta las reglas de la adversariedad nos enseñan que no solamente se rehabilita en el redirecto sino también se puede estratégicamente en el contrainterrogatorio más aun si lo que no está prohibido expresamente por las normas está permitido articularlo dentro de un proceso bajo el argumento que son cuestiones de credibilidad que circulan hacia arriba (para elevarla) o hacia abajo (para desacreditar). En conclusión si es posible rehabilitar en el contrainterrogatorio.
 


8. El respeto al privilegio de la no auto incriminación en la fase del contrainterrogatorio

Antes de sentar una posición en concreto sobre este tema es necesario sentar las siguientes bases:

1) El art. 71 del Código procesal 2004 dice son derechos del imputado.- “…d) Abstenerse de declarar; y, si acepta hacerlo, a que su Abogado Defensor esté presente en su declaración y en todas las diligencias en que se requiere su presencia; e) Que no se emplee en su contra medios coactivos, intimidatorios o contrarios a su dignidad, ni a ser sometido a técnicas o métodos que induzcan o alteren su libre voluntad o a sufrir una restricción no autorizada ni permitida por Ley…”. Es decir, la ley procesal le da al acusado la posibilidad de decidir libremente si él desea declarar o no en el juicio.

2) En el Perú cuando se admite la declaración de un acusado en el juicio oral, éste es tratado bajo las reglas de un acusado –quien tiene todos sus derechos y privilegios- y no, como si se tratase de un testigo al que incluso, el Juez le tiene que apercibir para que concurra a juicio. A diferencia de lo que sucede en otras latitudes –Estados Unidos, Puerto Rico, Colombia, etc.- en donde si la estrategia de su defensa decide llevarlo a juicio, éste sube en la condición de testigo “voluntario” por lo tanto, en esa condición las reglas procesales de estos países prescriben que pueden ser pasible de ser denunciados por falso testimonio. En el Perú el acusado tiene el privilegio de expresarse libremente conforme a su verdad, a quien no se le debe intimidar, presionar o ejercerse cualquier medio o método contrario a su derecho a la dignidad.

3) Considero que la decisión a tomarse por la Fiscalía o la defensa técnica de proponer el examen directo del acusado es pura estrategia, la misma que debe responder a su teoría del caso y no, a un puro capricho del proponente o a la imposición de la norma procesal.

4) Entiendo que si bien el art. 375, primer párrafo letra a) del Código 2004 dispone que la actividad probatoria se inicie con el examen del acusado no significa que exista una obligación de cualquiera de las partes procesales a examinarlo; repito para mi la decisión de presentar o pedir su examen es pura estrategia y estimo que ninguna autoridad debe obligar a la defensa ni a la Fiscalía a examinar al acusado cuando estos han decidido no llevarlo a juicio. Aquí agrego que en el ejercicio de la litigación del modelo angloamericano sólo decide la defensa ofrecer el examen directo del acusado cuando el acusado tenga que explicar aspectos puntuales y personalísimos que ningún otro testigo lo pueda decir, para otros aspectos siguiendo a la estrategia definida en la teoría del caso no lo suben a juicio.

5) Si el acusado es propuesto por la defensa decide voluntariamente declarar, deberá hacerlo en la siguiente fase del interrogatorio cruzado, ya que la otra parte procesal tiene el derecho a la contradicción a fin de tener la oportunidad de controvertir la prueba testifical adversa.

6) Si el acusado es propuesto por la Fiscalía y éste acepta expresamente que va a declarar, es el fiscal quien debe iniciar el examen directo y no, imponérsele a la defensa que éste inicie el interrogatorio, ya que el examen directo tiene por finalidad probar sus alegaciones y convencer al Juez mientras que el contrainterogatorio no persigue esos fines. Por lo tanto, mal haría la defensa en contrainterrogar al acusado, no lo va a impugnar en la credibilidad de su testimonio tampoco en aspectos propios como testigo, menos va hacer uso de la prueba de refutación[18], salvo que las preguntas a formularse tengan por finalidad de rehabilitarlo (esta es una excepcionalidad al alcance del contrainterrogatorio) ante las controversias que haya incurrido en el examen directo.

7) El contrainterrogatorio de la Fiscalía debe respetar los temas o  puntos tratados en el examen directo, sin embargo también tiene el derecho expedito de impugnar la credibilidad del testimonio o sobre aspectos propios como testigo.

8) Se debe diferenciar que una cosa es el testimonio entregado por un acusado que acepta declarar en forma voluntaria y otra cosa, es el del testigo que acude obligado por el sistema de justicia penal con uso de los apremios.

8) Todas las partes tienen el derecho de contrainterrogar no puede ser prohibido por la ley ni negado por la discrecionalidad del Juez, salvo que la propia parte procesal manifieste su falta de interés (el contrainterrogatorio silencioso) o no formule las preguntas en dicha fase en forma pertinente o conducente al objeto de prueba; o pretenda ampliar preguntas sobre temas no abordados en el examen directo

Entonces, para aproximarnos a la solución de esta problemática es necesario tener en cuenta las premisas anteriores y afirmar: si él acusado u otro testigo aceptan prestar declaración a pedido de “x” parte procesal, éste tendrá que absolver las preguntas del examen directo, pero de la misma manera lo deberán hacer en el contrainterrogatorio ya que la parte adversaria tiene el derecho a la contradicción, estimo que no es posible negarse a contestar las preguntas de los mismos puntos o temas del examen directo bajo el argumento que le asiste su derecho a la no auto incriminación ya que el Juez antes de iniciarse el interrogatorio les pregunto si deseaban declarar, es decir renunciaron a su derecho o privilegio que prescribe la ley procesal en forma voluntaria. El problema se agudiza cuando las preguntas de la parte contraria, no se refieren a los temas materia del examen directo sino exclusivamente a las que van dirigidas a impugnar su credibilidad, ya que el acusado o testigo pueden alegar que se afecta su derecho constitucional a la no auto incriminación; de suceder ello en pleno juicio el examinador debe recurrir al Juez para que a través de él se le exija que conteste a las preguntas pero si insiste que cautela su derecho constitucional a la no autoincrimación y si definitivamente, no quieren absolver las preguntas del contrainterrogatorio, es necesario preguntarse ¿es acusado o testigo? si es que no desean seguir declarando acusado o testigo considero que no debe tenerse en cuenta todo su interrogatorio directo ya que se recorta constitucionalmente el derecho a la contradicción a la otra parte que no contrainterrogo. Si el renuente fuera un acusado no se le debe apercibir que va a ser denunciado por delito de desobediencia a la autoridad porque se afectaría el contenido esencial de sus derechos fundamentales, sin embargo, si fuera un testigo la situación es diferente ya que él si tiene la obligación de decir la verdad conforme al juramento prestado ante el Juez, en su caso, se le debe requerir a que conteste las preguntas bajo el apercibimiento de ser denunciado por delito de desobediencia a la autoridad judicial ya que él no puede elegir los asuntos o puntos o temas sobre los que debe declarar y ha sido traído al juicio oral bajo apremios legales a diferencia del acusado que en el Perú no es tratado como un testigo –como si lo es en Estados Unidos, Puerto Rico, Colombia, etc.-.

Para tomar una decisión apropiada en esta problemática es importante tener en cuenta si los aspectos de impugnación que se han preguntado al acusado o testigo deben evaluarse si están vinculados concretamente a los puntos o temas abordados en el examen directo (materia central) o pertenecen a puntos colaterales; si fueran de la materia central deben contestarlas, pero sí son colaterales (que no pertenecen a los hechos en controversia) si existe razones para amparar su pedido de no declarar a la pregunta ya que la respuesta lo colocaría en una posición de autoinculparse, en este caso si se tendría que valorar el resto de testimonio, pero si no contesta las preguntas que tienen que ver con la materia central del examen directo me parece que se le debe apercibir con  excluirse todo el testimonio ya que no podría ser valorado judicialmente al afectar el derecho a la defensa procesal al no poder ejercer su derecho a la contradicción en la fase del contrainterrogatorio conforme así lo reconoce el artículo 14.3.e). del Pacto de derechos civiles y políticos que prescribe toda persona acusada de un delito tiene derecho a la garantía de interrogar o hacer interrogar a los testigos de cargo. También, es pertinente tener en cuenta qué entendemos por impugnación y sobre qué aspectos se le puede impugnar, entre ellos tenemos a los actos específicos de su conducta procesal.

A fin de sostener nuestra tesis es necesario observar las reglas de evidencia de Puerto Rico que rigen a partir del mes de enero 2010 la regla 608 (C) “Una persona testigo no renuncia al privilegio contra la autoincriminación cuando se le interroga sobre una materia que afecta únicamente a cuestiones de credibilidad”, y la 609 prescribe (C) “El testimonio ofrecido por la persona acusada o por cualquier otra que sea testigo, no constituye una renuncia al privilegio contra la auto incriminación cuando se interroga a dicha persona sobre asuntos relacionados con veracidad o mendacidad”. Es decir, para la justicia puertorriqueña el testigo (acusado o testigo) no renuncian al privilegio de la no auto incriminación cuando se trata de asuntos vinculados a cuestiones de credibilidad y los relacionados a la veracidad o mendacidad. Asimismo, con los mismos fines es importante como lo sugiere Chiesa[19] que “…desde el punto de vista constitucional hay que considerar este problema a base de un adecuado balance entre el propósito cardinal del derecho probatorio –la búsqueda de la verdad- y los valores protegidos por el derecho constitucional contra la autoincriminación. Es por eso que debe tomarse en cuenta si se trata de un testigo que voluntariamente declara –como el acusado- o de un testigo que es obligado a declarar so pena de desacato. La otra distinción esencial, en cuanto al problema de impugnación y autoincriminación, es si la parte del testimonio que se impugna es central o, más bien, colateral. Hay mayor razón para permitir la invocación al derecho contra la autoincriminación cuando se trate de impugnación colateral, por decirlo así. Por materia colateral me refiero aquí a asuntos que no están directamente vinculados a los hechos en controversia (el accidente de tránsito, el robo, la violación del contrato, etc.), sino a asuntos vinculados a la credibilidad del testigo en general (como que es persona mendaz, que ha sido convicto por delito que ha hecho falsas declaraciones anteriormente, etc.)…”.  En resumen en las preguntas que traten temas centrales el testigo debe contestar y en los colaterales se debe tener cautela con la decisión judicial.


[1] Abogado, actual Juez Superior de la Corte de Justicia de Lima Norte, Maestro en Derecho Penal, Doctor en Derecho, Docente Universitario del nivel de Post Grado, Profesor Asociado de la Academia de la Magistratura, Experto en destrezas y litigación oral con estudios en la Academia de Destrezas de la California Western School of Law - San Diego California Estados Unidos y diversas Pasantías en los países de Colombia y Chile y Conferencista nacional e internacional.

[2] Decastro Gonzáles Alejandro. El Contrainterrogatorio, Librería Jurídica Comlibros, Medellín Colombia, primera edición año 2005, pág.1.

[3] Fierro-Méndez Heliodoro. Manual de Derecho procesal Penal, Sistema acusatorio y Juicio Oral y Público, tomo II, cuarta edición, Editorial Leyer Bogotá Colombia, pág. 603.

[4] Decastro, ob. cit. pág. 623.

[5] Ramírez Bastidas, Yesid. El Juicio Oral, segunda edición, Ediciones Doctrina y ley Ltda., país Colombia, año 2007, pág. 303.

[6] Pabón ob. cit. pág. 446.

[7] Art. 391 inc. 2 “…En segundo lugar, si lo desea, la parte distinta a quien solicitó el testimonio, podrá formular preguntas al declarante en forma de contrainterrogatorio que se limitará a los temas abordados en el interrogatorio directo.”

[8] Bergman, Paul. La defensa en juicio, segunda edición Buenos Aires, título en inglés: Trial Advocaty in a Nutshell publicada por West Publishing Company año 1989, traducción y publicación en español por ABELEDO-PERROT S.A.E., pág. 128.

[9] Pabón Parra, Pedro Alfonso. Oralidad, testimonio, interrogatorios, contrainterrogatorios en el proceso penal acusatorio. Impreso y editado por Librería Jurídica Sánchez R. Ltda. Primera edición 2005, pág. 445.

[10] A estas variables el suscrito las denomina los aspectos de impugnación sobre el testimonio.

[11] Bergman, ob. cit. pág.133.

[12] Las preguntas de introducción no buscan ir directamente al cuerpo del interrogatorio, sino solo buscan plantear o ubicar panorámicamente al interrogado a unas futuras preguntas.

[13] La cadena de custodia es el mecanismo que garantiza la autenticidad de los elementos de prueba recolectados y examinados, esto es, que las pruebas correspondan al caso investigado, sin que dé lugar a confusión, adulteración ni sustracción alguna. Por tanto, todo funcionario que participe en el proceso de cadena de custodia, deberá velar por la seguridad, integridad y preservación de dichos elementos. (concepto extraído de Antonio Luis Gonzales Navarro en su obra Los actos de investigación en el proceso penal acusatorio, Editorial Leyer, Bogotá Colombia, pág.757.

[14] Chiesa Aponte. Ernesto. Tratado de derecho probatorio (Reglas de evidencia de Puerto Rico y Federales) Tomo I, Publicaciones JTS Luiggi Abraham Editor Patricia Abraham Editora Asociada, reimpresión de la primera edición año 2005, impreso en los Estadios Unidos de Norte América, pág. 335.

[15] En este caso, el apelante alego “que se cometió error al permitírsele al fiscal contrainterrogar a un testigo de defensa sobre materias que no surgieron del interrogatorio directo del testigo de defensa, contrario a la regla del alcance del contrainterrogatorio”. El Tribunal Supremo resolvió “es cierto que la regla en esta jurisdicción es que el contrainterrogatorio se limita a los hechos suscitados en el interrogatorio directo. Pero la aplicación de esta regla de ordinario depende de la discreción de la Corte sentenciadora, ya que es a veces difícil trazar una línea en cuanto a este punto. Además a lo sumo la regla sencillamente significa que la parte examinadora convierte al deponente en su propio testigo si se permite contrainterrogarlo sobre un punto completamente diferente al interrogatorio directo. La cuestión es esencialmente una de orden de prueba y a tal cuestión necesariamente debe dejarse a la discreción de la Corte inferior”. Lo que sucede es que el Tribunal Supremo en el caso Pueblo v. Nicole siguió el uso de la discrecionalidad del juez en forma excepcional que prescribe las reglas federales de estados Unidos en su “Artículo 611. Modo y orden de interrogatorio y presentación: (A) El control por el tribunal. El tribunal deberá ejercer un control razonable sobre el modo y el orden de interrogar a testigos y presentar pruebas a fin de (1) hacer el interrogatorio y la presentación efectiva para el esclarecimiento de la verdad, (2) evitar el consumo innecesario de tiempo, y (3) proteger testigos del acoso o sentirse avergonzado. (B) Alcance de interrogatorio. El interrogatorio debe limitarse a la materia objeto del examen directo y cuestiones que afectan a la credibilidad del testigo. El tribunal puede, en el ejercicio de la discreción, permiso de investigación sobre otras cuestiones como si en el examen directo. (C) preguntas capciosas. Principales preguntas no se debe utilizar en el examen directo de un testigo, salvo que sean necesarias para desarrollar el testimonio del testigo. Por lo general las preguntas principales se debe permitir el interrogatorio. Cuando una parte llama a un testigo hostil, una parte contraria, o un testigo identificado con una parte adversa, el interrogatorio puede ser por preguntas capciosas”.

[16] Chiesa Aponte, ob.cit. pág. 337.

[17] Sintomatología de la mentira.- La mentira es la reacción y defensa básica y principal, cuando se amenaza el instinto de conservación. El mentir origina un trauma mental en el sujeto, por lo tanto, la comprensión de los diversos procesos y mecanismos que se involucran en la falsedad, constituyen una ventaja para el interrogador. El interrogatorio crea en la interrogada ansiedad, tensión nerviosa y un estado de alteración mental. A esto se acompaña una variedad de síntomas que se evidencian cuando una persona trata de mentir, como una combinación de síntomas físicos, emocionales o mentales. De entre los síntomas emocionales, físicos y mentales del engaño se encuentran: 1) El flujo excesivo de traspiración ----> Confusión; 2) El sonrojo o palidez de la piel -----> Memoria deficiente;  3) La aceleración o decrecimiento del pulso -----> Titubeo; 4) La resequedad de la lengua o la boca -----> Tensión; 5)Salivación excesiva -----> Nerviosismo; 6)Cambios en el ritmo de respiración ----> Ansiedad insipiente; 7) Movimientos involuntarios ----> Temor; 8) Espasmos musculares ----> Odio e ira; 9) Tensión muscular ----> Tics faciales; 10) Humedecerse los labios ----> Alteración nerviosa; 11) Movimientos fugaces de los ojos Pausas prolongadas y Entorpecimiento del habla; 12) Confusión general del habla;  13) Vehementes protestas de inocencia; 14) Impotencia de ver a los ojos del entrevistador; 15) Notorios esfuerzos de restablecer el control. El instinto de conservación se localiza en el área cerebral del hipocampo y al mentir o tratar de mentir causa en el una perturbación abrupta e inmediata del área. Este hipocampo desarrolla una función importante que aunado a las áreas sensoriales frontales del cerebro, los fluidos a través del hipocampo, los cambios bioquímicos del fluido cerebral, el ritmo de los reflejos condicionales, el desempeño de la glándula pituitaria, modifican el comportamiento del sujeto y la intención de mentir se ve frustrada o semi frustrada debido a estos cambios en el cuerpo que se manifiestan de la manera ya antes mencionada.  Los mecanismos físicos, que se revisaron anteriormente son la base de la aparición de todos los síntomas de engaño, o tentativas del mismo. Es por eso que la comprensión de sus diversas manifestaciones ayudaran al interrogador a saber cuando miente el sujeto. El aumento del flujo normal de transpiración, es un indicio de la tensión nerviosa que produce la creciente actividad de las funciones normales del cuerpo esta aparece en varias partes del cuerpo bajo condiciones atmosféricas donde no se amerita. La palidez o el sonrojo excesivo de la piel o el rostro y del cuello son inmejorables signos que el sujeto no es veraz. La primera es una reacción natural de la piel del rostro al decir una mentira esto se debe a un balance químico de la piel que se acelera cuando una persona miente y esto hace que el rostro se torne pálido. La segunda es una reacción posterior al momento en que el interrogador descubre la falsedad, esto se debe a que el sujeto por el estado de nerviosismo o enojo se presentan varios síntomas de movimientos que resultan en la variante de la disminución sanguínea periférica del rostro y la segregación de adrenalina provocan una congestión de de la sangre en el rostro y del cuello, los cuales enrojecerán al mismo tiempo que un sudor frio y viscoso invadirá la palma de las manos. La notoria aceleración del pulso es también un excelente síntoma de engaño, la mentira provoca una excesiva reacción de los nervios parasimpáticos del Sistema Nervioso Central, esta reacción recorre varios puntos importantes del cuerpo provocando el exceso de secreción de adrenalina la cual acelera, a su vez, las palpitaciones; lo cual hace que se acelere el ritmo del mismo y que el pulso aumente. La emoción que surge de la mentira produce, algunas veces, un pulso notorio en las venas visibles de la cabeza, rostro y cuello. Los labios, la boca o la lengua seca son señales de engaño, esto se debe por la amenaza al instinto de conservación, así como también con el exceso de producción de hormona anti diurética, y el flujo de ésta dentro del hipocampo, esto y la mentira causan una supe estimulación del nervio estilogloso, decimo nervio craneal, el cual se extiende desde la punta de la lengua. Este exceso produce una seria restricción en las células de la membrana mucosa de la lengua los labios y la boca. La salivación excesiva resulta del mismo mecanismo que origina el fenómeno inmediato anterior. El exceso de saliva también puede ser la causa de la salivación superabundante, aunque por lo general la regla es el mecanismo de la boca seca. Cambios en el ritmo de la respiración, aumento o disminución, también son síntomas de que el sospechoso miente. El nervio vago controla el ritmo de las palpitaciones y la función de los pulmones y diafragma, estos aunado el corazón trabajan igual pero al mentir la respiración aumenta y ahí el cambio; en la respiración lenta es provocada por el cambio que en la respiración normal produce la mentira, consiste en hacerla mas lenta y profunda y en que su ritmo se vuelve notoriamente mas lento. Los movimientos involuntarios del sujeto a quien se interroga también son indicios de tentativas de engaño, estos consisten en sacudidas y convulsiones de las manos, rostro, piernas, brazos y pies, estos resultan del desequilibrio y falta de coordinación de las áreas motoras y sensoriales del cerebro. Los espasmos musculares y los temblores son perceptibles cuando el sujeto miente o trata de hacerlo, estas son sacudidas espasmódicas y convulsiones en brazos o piernas el cual son resultado de la falta o debilitamiento del control en el área motora. La tensión muscular puede también ser evidente esta tiene por origen la perturbación del sistema sensorial autónomo y abarca los músculos sobre los cuales el individuo tiene buen control y esto es por que trata de controlar tales contracciones y convulsiones, en el miembro especifico que parece actuar con voluntad propia. El tartamudeo y titubeo son excelentes indicios y manifestaciones de tensión muscular, son una secuela natural de la mentira y se caracterizan por un periodo en el que se contiene la respiración, mismo al que precede un raudal de palabras así mismo también la tensión que hay en la lengua provoca el tartamudeo. El humedecerse constantemente los labios con la lengua es una señal de engaño e igual una señal de una reacción ante las amenazas que se infringen en el instinto de conservación. Y los demás que se detallan que son sintomatologías generales e inclusive casi similares a los anteriores. Solo que todo esto es útil cuando se le pone atención al entrevistado y se le lee correctamente esas expresiones ya que para efectuarlo de mejor manera se tiene que tener un conocimiento previo de la persona y tenerla levemente estudiada para saber cuando se comporta de manera “normal” y cuando miente.

[18] Prueba de refutación en sentido general “es la prueba que se ofrece en contra de la prueba del adversario con el fin de desestimar su valor”. Comenta DECASTRO que la prueba de refutación atiende exclusivamente a su finalidad de refutar, contradecir o impugnar. Por otro lado, agrega que la prueba de refutación en sentido estricto o técnico es toda evidencia extrínseca, o independiente de la oportunamente ofrecida por una parte antes del juicio, para contraprobar, controvertir, contradecir o explicar evidencia ofrecida por la contraparte y practicada en el juicio oral en su turno de presentación de la prueba. Así aparece escrito en la obra La prueba de refutación en materiales de la Defensoría del Pueblo de Colombia, autor Alejandro Decastro Gonzáles impreso por la Imprenta nacional de Colombia, pág. 9.

[19] Véase Chiesa, ob. cit. pág. 405.

[19] Véase Chiesa, ob. cit. pág. 405.


Regresar a Publicaciones ¦ Presione Aquí!